Villas Privadas


Turismo Rural


Hoteles en la Toscana


Mansiones





Vacacion a Medida


Guia de la Toscana
Contacto
Teléfono
Rent-a-Car
Home

MAREMMA

GROSSETO

Grosseto es la ciudad principal del territorio de Maremma, así como la capital de la provincia de su mismo nombre. Grosseto se encuentra a 15 Km. de los tramos más hermosos de la costa del mar Tirreno, en el centro de una llanura situada en las proximidades de la desembocadura del río Ombrone. La provincia está constituida por 26 municipios que se extienden desde el Monte Amiata, la zona sur de las “Colline Metallifere” (colinas metalíferas) hasta el linde de las llanuras de Maremma con la región de Lacio.

Pese a que la ciudad hubiera sido uno de los mayores asentamientos etruscos en el territorio, tal y como atestiguan los numerosos hallazgos y vestigios visibles en la ciudad y en su área, la primera documentación histórica data del año 803, cuando la ciudad y toda el área era un feudo de la poderosa dinastía Aldobrandeschi,  a quienes se les hizo entrega de la Iglesia de San Giorgio y de otras valiosas propiedades relacionadas con dicha iglesia.
En el año 935, cuando la próspera y vecina ciudad de Roselle - que incluso después de la caída del Imperio Romano continuó siendo la ciudad más importante del área -  fue arrasada por la piratería sarracena, Grosseto experimentó un ascenso gradual, convirtiéndose en la ciudad principal del condado lugar éste que conservó hasta el final del dominio de los Aldobrandeschi en la zona, acaecido a mediados del siglo XIII.
En 1137, las tropas de Lotario III, Emperador del Sacro Imperio Romano, capitaneadas por el Duque Enrique X de Baviera, sitiaron la ciudad con el fin de establecer la autoridad del Imperio en el condado. Aunque la ciudad no se rindió, en 1138 el Papa Inocencio II intentó acercar la extremadamente independiente Grosseto a los intereses políticos de la Iglesia y del Imperio designándola sede episcopal, que era el status que Roselle había ostentado hasta entonces. Es necesario tener en cuenta que Lotario III había apoyado a Inocencio II para que ocupase el trono pontificio, después de la doble elección papal de Febrero de 1130, cuando tanto Inocencio II como Anacleto II fueron nombrados papas, lo que dio origen a un cisma que se dilató hasta la muerte de Anacleto II, ocurrida en Enero de 1138.
A comienzos del siglo XII, Grosseto había estipulado un acuerdo con Siena con el fin de compartir con ésta los derechos comerciales sobre las minas de sal del territorio, pacto que en 1151 se convirtió en un juramento de lealtad a Siena. Pese a ello, en la segunda década del siglo XIII, cuando Grosseto estaba todavía bajo el dominio de los Aldobrandeschi, la ciudadanía recibió el derecho al voto, que consistía en la elección de un podestà (gobernador), de un tribunal compuesto por tres miembros y de los correspondientes cónsules, de tal manera que el pueblo abjuró de su fidelidad a Siena. Tras una serie de intentos más o menos pacíficos de establecer un acuerdo, en 1244 la República de Siena envió a Grosseto un ejército de 3.000 hombres que conquistaron la ciudad, convirtiéndola seguidamente en una ciudadela inexpugnable. No obstante, la valiente ciudad llevó a cabo intentos puntuales de restablecimiento de su independencia, pero todo fue en vano. Siena ejerció su dominio en Grosseto hasta 1559, cuando el Reino de España entregó toda el área a Florencia. Por entonces, el Duque de Florencia era Cosimo I de Medici, quien estaba emparentado por matrimonio con la grandeza de España. La dinastía de los Medici trajo a Grosseto y a su área geográfica un notable progreso socioeconómico, que empezó con el drenaje de las marismas del área y la consiguiente edificación de canales, además de la construcción de edificios públicos y de monumentos artísticos, así como de la consolidación de los muros defensivos de la ciudad hasta convertirlos en las imponentes Murallas Medicéas (Mura Medicee), que constituyen una de las obras arquitectónicas más admirables de Grosseto. En las primeras décadas del siglo XIX, las murallas se adaptaron a avenidas y jardines de uso público.
En el siglo XVIII, cuando la dinastía Habsburgo Lorena se hizo cargo del gobierno del Gran Ducado de Toscana, Grosseto se convirtió en provincia independiente y la ciudad alcanzó el rango de capital de la misma. La ciudad y toda la provincia experimentaron un largo período de prosperidad, que a partir de finales del siglo XIX se ha convertido en un desarrollo continuado.  
Pese a los graves daños que la Segunda Guerra Mundial ocasionó a la ciudad, Grosseto sigue conservando un centro histórico muy interesante, en el que se han restaurado, o incluso reconstruido completamente, los edificios representativos de épocas anteriores.

- Lugares principales que visitar en Grosseto:

- La Catedral de San Lorenzo (Piazza Dante). La magnífica catedral románica del siglo XIII lleva el nombre del santo patrón de la ciudad. Su construcción se atribuye al arquitecto sienés Sozo di Pace Rustichini, quien levantó la catedral en el lugar que otrora ocupara la Iglesia de Santa Maria dell’Assunta, antiguamente la iglesia principal de la ciudad. La fachada, restaurada en la primera mitad del siglo XIX, se caracteriza por una alternancia de bandas de mármol blancas y rojas; tres puertas de entrada en madera tallada, en las que se representan escenas de la vida de Jesús y de los Evangelistas; una bellísima logia situada en el último nivel de la fachada compuesta de arcos góticos apoyados en columnas gráciles rematadas con capiteles. La fachada está coronada por un enorme rosetón con vidrieras situado en el centro del ábside.
El interior consiste en una nave de cruz latina separada por amplios arcos apoyados en sólidos pilares que dividen la nave en tres cruceros. El crucero central se prolonga hasta el ábside semicircular. Las ventanas laterales del siglo XV, dotadas de espléndidas vidrieras, hacen que  la luz del día confiera a la catedral un ambiente fascinante.
Las obras de arte más importantes albergadas en la catedral son: la pila bautismal y el altar de la “Madonna delle Grazie” (nombre fervoroso que se le dio a la Virgen de la Asunción en la Edad Media en virtud de los milagros realizados) ambas talladas por el escultor sienés Antonio di Paolo Ghini, entre 1470 y 1474; la bellísima tabla de la “Madonna delle Grazie”, pintada por Giovanni di Matteo, alrededor de 1470, que está incluida en una edícula de mármol del siglo XV, obra también de Ghini, situada encima de un soberbio altar dedicado a la Virgen, obra de 1704 del escultor sienés Giovanni Antonio Mazzuoli. Las obras de arte dedicadas a la “Madonna delle Grazie” se encuentran la Capilla del mismo nombre situada en el crucero izquierdo. 
El altísimo campanario de estilo sienés se añadió a la catedral en la primera década del siglo XIV. Se restauró por entero en 1911.

- El Museo Civico Archeologico e d’Arte della Maremma (Piazza Baccarini, 3). Es el museo arqueológico del sur de Toscana que goza de más prestigio. Conserva una de las mejores colecciones de arte etrusco de Italia. El museo está dividido en cuatro secciones principales. La mayor de ellas incluye los hallazgos etruscos. Las otras albergan, respectivamente, una serie de vestigios procedentes de los asentamientos de la prehistoria en Maremma, numerosas estatuas y objetos de la civilización romana, así como una interesante colección de arte de la Edad Media, de la que destacan las tablas pintadas por artistas tan prestigiosos de la Escuela de Siena como Segna di Bonaventura (activo entre 1298 c. y 1331) Donato Martini (hermano del más célebre Simone, activo entre 1290 c. y 1340 c.) e “Il Sassetta” (sobrenombre de Stefano di Giovanni, 1392-1451).
  
- Las Murallas Medicéas. En 1565, Cosimo I de Medici encargó al eminente arquitecto Baldassare Lanci da Urbino (1510 c.- 1571) el proyecto para una nueva línea de muros fortificados que reemplazaran los de la Edad Media e hicieran de la ciudad una fortaleza capaz de defender la frontera sur de Toscana en caso de guerra. La edificación duró hasta 1593 y las obras las dirigió Marino Lanci, hijo de Baldassare. Las imponentes murallas que dominan el centro histórico de Grosseto están consideradas como una obra maestra de la arquitectura militar renacentista. Se trata de un circuito hexagonal con baluartes en forma de pentágono en cada esquina del recinto. Los baluartes servían fundamentalmente de puestos de vigilancia. El enorme Cassero Senese, la fortaleza construida en 1344, cuando la ciudad estaba bajo la dominación de la República de Siena, se encuentra al noroeste de las murallas y se incluyó en su interior en el siglo XVI.

- Dónde comer: Grosseto se enorgullece de contar con algunos de los mejores restaurantes de la zona que ofrecen las sabrosas y genuinas especialidades del territorio de Maremma. Entre ellos nos permitimos sugerirles:

- “Canapone” (Piazza Dante, 3). Es uno de los restaurantes de mayor renombre de Grosseto. Su cocina exquisita está basada en platos tradicionales de pescado de la costa de Maremma, preparados con el pescado fresco más selecto del mercado. La carta de vinos es excelente.
El precio de un almuerzo completo ronda los 40/50 euros.

-“Il Canto del Gallo” (Via Mazzini, 29). Es un restaurante pequeño y encantador con un ambiente muy cordial. Ofrece guisos formidables procedentes de la tradición gastronómica del interior del territorio. Sus especialidades son el “acquacotta”, una gran variedad de platos de ave, los embutidos y las carnes blancas y rojas. Los vinos del lugar son muy buenos.
El precio de un almuerzo completo está entre unos 30 ó 35 euros.

 

 

 

 

 

 

   
 

 


Blog sobre la Toscana

En la seccion del BLOG encontrarás los relatos de viajeros que decidieron compartir sus experiencias, acerca de la Toscana, ademas si lo deseas podras participar aprtando las Tuyas!

© 2008 Holiday Apartment Tuscany, Divino Villas S.L.. - Calle Valencia 233 Barcelona Spain - NIF B63647671. All rights reserved. | Privacy