Villas en Toscana


Apartamentos en Toscana


Hoteles en la Toscana


Alojamientos en Florencia





Vacacion a Medida


Guia de la Toscana
Contacto
Teléfono
Rent-a-Car
Home

Palazzo Medici Riccardi,

El  Palacio Medici Riccardi está situado en Via Cavour, 1 (antes Via Larga) en las proximidades de la Iglesia de San Lorenzo. Este palacio no sólo es uno de los más importantes de Florencia, sino que representa el paradigma de la armonía alcanzada mediante  la unión de la arquitectura del Renacimiento temprano con la del Barroco tardío.

La construcción del palacio se llevó a cabo entre 1444 c. y 1460. El escultor y arquitecto florentino Michelozzo Michelozzi (1396-1472) diseñó el proyecto. En aquel período histórico, Michelozzo era el arquitecto de confianza de Cosimo I El Viejo y demás miembros de la familia Medici. En su juventud, Michelozzo había sido discípulo de Brunelleschi y de Ghiberti  y, más tarde, llegó a ser ayudante del gran Donatello.
Cosimo I El Viejo le encargó el proyecto a Michelozzo tras haber desestimado el diseño que realizó Brunesleschi, al considerar demasiado ostentosas las características externas del edificio.

Michelozzo realizó también otros proyectos para los máximos exponentes de la familia Medici: El primer patio del Palazzo Vecchio; la Capilla de los Medici, albergada en la Basílica de Santa Croce; la Capilla del Crucifijo, en el interior de la Basílica de San Miniato al Monte (1458), por encargo de Piero de Medici “Il Gotoso”, con motivo de conservar el crucifijo milagroso de San Giovanni Gualberto ( ahora custodiado en la Iglesia de la Santísima Trinidad de Florencia) y las maravillosas villas de los Medici situadas en Cafaggiolo (1452 c.) y Careggi (1458 c.).

El soberbio edifico diseñado por Michelozzo denota el inicio del arquetipo seguido en los principales palacios de Florencia, en la medida en que cada planta está visiblemente definida y una gran cornisa media entre la parte superior de la fachada y la línea de inicio del tejado.
Las contundentes columnas dóricas y los soportales del patio, con sus respectivas entradas asimétricas, situadas en la esquina de la planta baja proceden del prototipo de patio palaciego creado por su ilustre maestro, Filippo Brunelleschi, en el siglo XV.
Desde entonces, y a lo largo de más de un siglo, los palacios de las familias florentinas de elevada posición se diseñaron, en su mayoría, de acuerdo con el estilo del Palacio Medici Riccardi.

En 1450 c., Piero de Medici, hijo de Cosimo El Viejo, encargó a Michelozzo la construcción  de una capilla en la primera planta del edificio. El diseño de la Capilla fue de una simetría perfecta.
El interior de la Capilla se dividió en dos planos cuadrados adyacentes; un gran hall; un ábside muy alto y rectangular con el altar y dos pequeñas sacristías a cada lado.
El magnífico techo, diseñado también por Michelozzo, se recubrió de madera tallada policromada y abundantemente sobredorada. Esa ornamentación fue obra de Pagno di Lapo (1408-1470), llamado “Il Portigiani”. 

Pagno di Lapo pasó la mayor parte de su juventud como ayudante de Donatello y de Michelozzo. Le contrataron en distintos lugares de culto de Toscana  para llevar a cabo trabajos de ornamentación como, por ejemplo: la pila bautismal del Baptisterio de Siena (1428) y el púlpito de la Catedral de Prato (1430 c.). En Florencia, decoró trabajos de gran importancia albergados en la Iglesia de San Lorenzo, así como las puertas de la sacristía situada en la zona norte del  Duomo.

Michelozzo se encargó, asimismo, de diseñar el sofisticado suelo de la Capilla, recubierto de mosaicos de mármol, divididos en diseños geométricos y compuesto de materiales de alto valor como el pórfido y el granito.

La tabla antes situada sobre el altar, que representa a la Virgen adorando al Niño, fue una obra encargada para tal fín al eminente pintor florentino Fra Filippo Lippi, realizada en 1459 c. La  tabla se vendió a principios del siglo XIX y, actualmente, se conserva en la Gemaeldergalerie de Berlín. En su lugar, se muestra una excelente copia, atribuida a Pier Francesco Fiorentino, de la escuela de Fra Filippo Lippi.
Pero, por encima de cualquier otro mérito, la Capilla es mundialmente famosa por sus series de frescos, obra de Benozzo di Lese di Sandro (“rebautizado” por el gran Giorgio Vasari, su primer biógrafo, como Bennozzo Gozzoli), llamados: “La Adoración de los Ángeles” -situado en el ábside rectangular- y “El Viaje de los Reyes Magos”, en las paredes del gran hall. Gozzoli llevó a cabo los frescos entre 1459 y 1463 c.

El propio Bennozzo  y otros miembros de la familia Medici están retratados en estos frescos. En “El Viaje de los Reyes Magos”, en la pared norte del hall, Lorenzo de Medici (después, Lorenzo El Magnífico) representa al Rey Gaspar. Entre el séquito del Rey Gaspar se pueden identificar claramente a Cosimo El Viejo, a sus hijos Piero (después, Piero “Il Gotoso”) Giovanni y Carlo, así como a los jovencísimos príncipes Lorenzo y Giuliano, hijos de Piero,  y a Benozzo Gozzoli.  

Benozzo Gozzoli nació en Florencia en 1420 y murió en Pistoia en 1497. Empezó trabajando como orfebre con el célebre Lorenzo Ghiberti. Más tarde conoció en Roma a Fra Angelico, quien se convirtió en su maestro de pintura y, rápidamente, empleó al joven Benozzo en calidad de ayudante. Entre 1444-47, volvió a colaborar con Ghiberti en la realización de “Las Puertas del Paraíso”, destinadas al Baptisterio de Florencia, En 1447, el Papa Eugenio IV encargó a Fra Angelico y a Benozzo Gozzoli la decoración de una de las capillas de los Palacios del Vaticano. Después, el Papa Nicolás V encargó a ambos la ornamentación de la Capilla Nicolina.
Benozzo Gozzoli está considerado como uno de los máximos maestros del Quattrocento italiano, y los frescos situados en la Capilla del Palacio Medici Riccardi figuran entre sus obras maestras.
En el fabuloso interior de la Capilla se conserva también un espléndido baldaquín de madera que fue diseñado, tallado y esculpido por Giuliano da Sangallo en 1469 c. 

En 1460, cuando se ultimaron las obras del Palacio Medici Riccardi (antes llamado Palazzo Medici, al ser propiedad de dicha familia) la familia Medici se trasladó a vivir allí.

En la segunda década del siglo XVI, se remodeló una parte del palacio. Los soportales se cerraron, convirtiéndose en una logia cubierta,  y el celebérrimo Miguel Ángel diseño dos ventanas suplementarias. En ese periodo se colocó en el patio la famosa estatua de “Orfeo”, obra del escultor y pintor florentino Baccio Bandinelli (1493-1560), uno de los escultores más insignes del manierismo italiano.

En 1540, el Gran Duque de Toscana, Cosimo I de Medici, y su familia se trasladaron al Palazzo Vecchio, entonces la sede del gobierno de Toscana.

El Palacio Medici Riccardi fue la residencia de la familia Medici durante más de dos siglos: desde que la dinastía estuvo encabezada, respectivamente, por Cosimo El Viejo, Piero de Medici “Il Gotoso”, Lorenzo de Medici “El Magnífico” y Cosimo I de Medici , hasta que este último se trasladó  al Palazzo Vecchio. Seguidamente, el palacio se convirtió en la residencia de otros miembros menores de la familia. En 1699, Ferdinando II de Medici, Gran Duque de Toscana entre 1620 y 1670, vendió el palacio a los Marqueses Gabriello y Francesco Riccardi, quienes lo adquirieron por una suma total de 40.000 escudos (en aquella época, la moneda en curso en Toscana).

La familia Riccardi amplió la parte de atrás del edificio y encargó la construcción de la magnífica “Galería de los Espejos” (ahora llamada “Galería de Luca Giordano”). El famoso pintor napolitano Luca Giordano (1634-1704) afrescó el inmenso techo abovedado de la galería, entre 1682 y 1686. Giordano pintó una larguísima serie de frescos que son una alegoría de la sabiduría divina. Estos frescos forman parte de las obras maestras del genial maestro napolitano.
Algunos de ellos, representan escenas de la mitología griega, como las encarnadas por los impresionantes Caronte y Morfeo, pero quizás los más soberbios son los frescos llamados: “La Creación del Hombre” y “El Triunfo de los Medici sobre las Nubes del Monte Olimpo”. Estos últimos se encargaron en honor de la familia Medici, conocida por sus excelentes relaciones con los Marqueses Riccardi.

Luca Giordano está considerado como el máximo maestro de la ornamentación italiana de la segunda mitad del siglo XVII. En la adolescencia ya era un alumno aventajado del célebre pintor español José de Ribera (1591-1652) quien le introdujo en su círculo artístico.
En 1616, Ribera se traslado definitivamente a Nápoles. En 1618 c., se convirtió en el pintor de confianza del Duque de Osuna, Virrey de Nápoles, hasta su muerte. En 1629, el Duque de Alcalá, entonces Virrey de Nápoles, nombró a Ribera pintor de la Corte de Nápoles.

En 1692 c., Carlos II de Habsburgo, Rey de España, Rey de Nápoles y de las Dos Sicilias, encargó a Luca Giordano una serie de frescos destinados al Real Monasterio de El Escorial y, a continuación, otros para el Casón del Buen Retiro, para la Basílica de la Vírgen de Atocha, para la Sacristía de la Catedral de Toledo y para el Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, además de otras pinturas y cuadros realizados por encargo de altos exponentes de la Corte española. Giordano permaneció diez años en España. Carlos II le confirió el título de Caballero.  

Luca Giordano ornamentó, asimismo, la enorme biblioteca del palacio, situada junto a la llamada “Galería de Luca Giordano”. Desde los comienzos del siglo XVIII, dicha biblioteca ha mantenido la consideración de ser una de las más bellas, más extensas y selectas bibliotecas privadas de Italia, actualmente en perfecto estado de conservación y mantenimiento.
Riccardo Romolo Riccardi dio, en el siglo XVI, el primer impulso a la colección de libros de la familia Riccardi. Más tarde, el Marqués Francesco Riccardi aumentó considerablemente la colección, debido sobre todo a la dote de su mujer, Cassandra Capponi, que conllevaba un gran número de libros antiguos de ciencias, filosofía, literatura y poesía, aportados por su padre, Vincenzo Capponi, quien fue un prestigioso intelectual y erudito cercano al círculo de Galileo Galilei.  

La biblioteca, conocida como “Biblioteca Riccardiana”, alberga asimismo un valioso patrimonio en manuscritos. Además de la colección de trabajos y documentos autógrafos de Petrarca, Boccaccio, Savonarola, Alberti, Ficino, Poliziano y Pico della Mirandola, incluye espléndidos códices miniados, incunables y una larga serie de volúmenes procedentes de bibliotecas patricias y humanistas, así como cartas escritas por personalidades públicas y valiosos documentos históricos, políticos y artísticos.

Alrededor de 1685, la familia Riccardi encargó al arquitecto y escultor florentino Giovan Battista Foggini (1652-1725) -quien, en 1687, era el primer arquitecto del Gran Duque de Toscana y, pocos años después, fue nombrado arquitecto de la Corte- la construcción de la impresionante escalinata de entrada. Además, la familia Riccardi encargó otras ornamentaciones barrocas para el patio y las zonas interiores del palacio. En 1715, se agrandó considerablemente la parte anterior del edificio, cuya fachada asomaba a Via Larga (ahora Via Cavour), y se añadieron siete ventanas distribuidas, respectivamente, entre la primera y la segunda planta. Pero los proyectos y las consiguientes obras de dichas remodelaciones se realizaron con tal perfección que el diseño original de Michelozzo no perdió su equilibrio en ningún momento.

A comienzos del siglo XIX, la familia Riccardi, debido a una importante crisis económica, se vio en la obligación de subastar las obras más importantes de su espléndida colección de arte, dejando el palacio en 1814. En 1847, se extinguió la dinastía Riccardi y el título nobiliario recayó en la familia Manelli Galilei. En 1865, cuando se nombró a Florencia capital del Reino de Italia, el palacio se convirtió en la sede del Ministerio del Interior. En 1871, el edificio pasó a ser la sede de la Prefectura de Florencia. Hoy en día, el Palazzo Medici Riccardi es también la sede del Consejo Provincial.
Se pueden visitar algunas de sus salas, incluidos el patio, la Capilla afrescada por Benozzo Gozzoli y la Galería de Luca Giordano. Además, en su interior se ha construido un ala en la que se conservan una serie de estatuas bellísimas y otros objetos antiguos.

El Palazzo Medici Riccardi alberga, asimismo, frecuentes exposiciones de carácter temporal.
En la actualidad, desde el 4 de Marzo hasta el 24 de Abril de 2007, se encuentra la exposición llamada: “Valencia a Firenze”, que presenta una selección de pinturas en tabla que van desde el Gótico tardío al primer Renacimiento. Se trata, fundamentalmente, de obras españolas, italianas y flamencas. En su mayoría, proceden del Museo de Bellas Artes de Valencia.

El Palazzo Medici Riccardi está abierto al público los Martes y los Jueves, desde las 9 hasta las 19 horas. El precio de la entrada es de: 4 euros.

Para mayores informaciones visitar la web oficial http://www.palazzo-medici.it

 

Zona Norte en Detalle

Las Iglesias: San Lorenzo - San Marco

Los Monumentos: Palazzo Pucci Palazzo Medici Riccardi

Los Museos: Galleria dell Accademia Museo Archeologico

 

Vuelve a la pagina principal de la Guia de Florencia


Blog sobre la Toscana

En la seccion del BLOG encontrarás los relatos de viajeros que decidieron compartir sus experiencias, acerca de la Toscana, ademas si lo deseas podras participar aprtando las Tuyas!

© 2010 Holiday Apartment Tuscany, Divino Villas S.L.. - Calle Valencia 233 ent 1 Barcelona Spain - NIF B63647671. | Privacy